Información vs. Desinformación

    Participar de un debate entre el mundo Wikileaks y su fundador Julian Assange frente a Estados Unidos y su gigantesco régimen, sería osado, puesto que en el Ecuador apenas conocemos sobre el tema; la información que recibe el país es “pobre” si podríamos así denominarla. Esa falta de comunicación de lo que sucede en el mundo, es lo que aún nos hace ser un país tercermundista, que se conforma con los treinta minutos diarios de un noticiario televisivo, cada noticia nacional se transmite en medio minuto mientras que las internacionales en quince segundos.

    Tal es el caso que Julian Assange publica a todo el mundo a través del Wikileaks secretos del gobierno de Estados Unidos, imágenes impactantes de la guerra de Afganistán, entre otras atrocidades, los medios de todo el mundo las transmiten y reflejan el escándalo que se desata luego de todas esas publicaciones. Sin embargo, en Ecuador pocos o casi nadie, sabíamos qué era exactamente Wikileaks, por consiguiente no teníamos mayor información de qué se acusaba a Jualian Assange, algunos buscaban en la interntet y se enteraban por sus propios medios, pero la ciudadanía en su totalidad, no.

     Para algunas personas moralistas, la noticia se hizo más escandalosa cuando se habló de que la embajada ecuatoriana en Londres, le otorgaba asilo político a un violador, eso sí que atrajo la atención de todos, pues es más común escuchar sobre esos temas, que sobre espionaje político o sobre deportaciones por filtraciones de información pertenecientes a los Estados Unidos.

    La contradicción se desata en todo este mundo de información, es decir, cómo es posible que Assange desafíe a los poderosos para mostrar al mundo las arbitrariedades que ellos cometen en secreto,  con el fin altruista de que el mundo conozca la verdad y en países como el nuestro no se conozca ni siquiera que cosa es Wikileaks. Pero dicha desinformación podría llevarnos a la pregunta ¿cuál es la causa responsable? Y quizá la respuesta es desesperanzadora: ¡la llevamos en los genes!. SÍ, lamentablemente nos conformamos con poco, somos un pueblo que lucha, es verdad, pero lucha hasta donde puede, no más de ahí. Los países como Alemania, Inglaterra, o Rusia, entre otros, son países que se han levantado con sangre, son personas metódicas que se dejan atraer por causas y esa causa la defienden hasta el final.

    La persecución implacable de Estados Unidos contra Assange luego de que revelara secretos “políticos”, genera además temores, pues ese país tiene el poder de en cualquier momento declarar la guerra y asesinar a todos. Entonces obviamente  promulgará la necesidad de mantener a un pueblo desinformado, para no generar pánico, la fuerza de los medios de comunicación está claro que no solo se da en la información, sino y sobre todo en la capacidad de saber cómo desinformar, son fuerzas políticas maquiavélicas que saben sortear muy bien el futuro de nuestros pueblos, y si no lo saben igual le atinan a la suerte.

base_image

    Los últimos siglos reflejan con más claridad los reinos de la hipocresía, pues Estados Unidos es el país con más organizaciones mundiales a favor de los Derechos Humanos, y en realidad es el país que menos respeta la vida humana, empezando porque nos niega la posibilidad de conocer a cabalidad sus planes, la razón de sus guerras en países como Afganistán, Irak, etc.

    No puedo asegurar que Julian Assange sea un buen hombre, o que no sea un violador, pero el deseo de que el mundo sepa que hay lugares donde la vida humana no es valorada, de que se asesina a sangre fría como si fuera un videojuego, me lleva a pensar que él es una de las pocas personas que supo llevar adelante un proyecto, un sueño, lo que todos siempre deseamos, pero no lo hacemos. Ni siquiera lo intentamos.

 

Anuncios